VIH-Sida

Manifestant con una vela

Globalización del mensaje después de México

La Conferencia Internacional sobre el Sida ofrece una plataforma a quienes trabajan en esta área para presentar los hallazgos de sus investigaciones y analizar métodos que permitan mejorar la respuesta global. Este año, los organizadores quisieron encontrar un medio para llevar el diálogo allende las fronteras de México. Los miembros de la Secretaría para el SIDA 2008 y de la Sociedad Internacional contra el Sida (IAS, por sus siglas en inglés), la organización coordinadora que patrocina la conferencia semestral, se acercaron a la Red Global de Aprendizaje para el Desarrollo (GDLN) antes de su conferencia en agosto para tratar de encontrar una solución.
 
En colaboración con su contraparte local en la IAS, los asociados a la GDLN de cuatro regiones se organizaron a modo de centros regionales, donde durante tres días de octubre realizaron consultas para llevar los temas de la conferencia de México a un plano local.  

Consulta global
Las consultas congregaron a los principales expertos en VIH/Sida, funcionarios gubernamentales y beneficiarios para intercambiar sus experiencias en el combate de la epidemia, y a la vez sus recomendaciones y planes de acción, con sus pares conectados de todas las regiones del mundo.

El 9 de octubre, se organizó un diálogo global a modo de exposición de seis talleres regionales celebrados sobre una selección de temas de la conferencia de México. Dos días antes, los asociados a la GDLN (centros) de Indonesia, Perú, Filipinas, Senegal, Sri Lanka y Tailandia celebraron consultas en sus respectivos países con los principales expertos en VIH/Sida, responsables de la formulación de políticas públicas, representantes de gobierno, organizaciones del sector privado y ONG para adaptar los resultados de la conferencia al entorno local, generar medidas prácticas a seguir y compartir esto con el resto de la comunidad global.

Debrework Zewdie, director del Programa Global sobe VIH-SIDA del Banco comentó: “Este proceso complementario, que llevó pruebas y análisis de la conferencia sobre el Sida acerca de lo que sirve y lo que no al plano de los países y luego lo aplicó para mejorar y seguir ampliando progresivamente las respuestas nacionales y locales, es la esencia del tema de la conferencia que llama a la acción universal inmediata”.

Aprendizaje Sur-Sur
A través de la GDLN, el diálogo también demostró la importancia de intercambiar conocimientos entre países para que todos puedan beneficiarse de la experiencia de los demás. “Son tantas las lecciones de las cuales aprender”, comentó la Dra. S. Samarakoon, venereóloga del Programa nacional de Control de ETS/Sida del Ministerio de Salud de Sri Lanka. En su calidad de participante, agregó: “Hemos conocido las intervenciones de otros países y esperamos volver a hablar de estos temas en el futuro. Conocer sus prácticas óptimas, recibir sus sugerencias y orientación es crucial para nosotros, para seguir siendo un país con baja prevalencia de la enfermedad”.

Adaptación local
Además de aprender de los demás, las conversaciones fueron una oportunidad para mostrar cómo se pudieron adaptar algunas de las directrices técnicas de México a sus propios contextos locales. La mayoría de las recomendaciones presentadas durante el diálogo global resaltaron el hecho de que no fue suficiente con adaptar los planes de acción al plano nacional, sino que fue importante hacerlo también a los planos infranacional y local.

Por ejemplo, los planes de acción presentados por Filipinas preveían incluir las organizaciones religiosas y basadas en la fe —que trabajan en las respuestas nacionales al Sida— en los programas para terminar con la estigmatización y la discriminación; garantizar el acceso a diagnóstico, tratamiento y atención a bajo costo o costo cero; promover la armonización y la alineación de los donantes en torno a la respuesta nacional al Sida; y velar por la participación de las comunidades en el diseño, seguimiento y ejecución de los programas.

Refiriéndose a todas las conversaciones, Elizabeth Lule, administradora del grupo de estudio sobre VIH-Sida en África (ACTAfrica), dijo: “es importante no penalizar la prevención del VIH. Hagamos que funcione con la gente y no solo para la gente. La inclusión es vital para el éxito de las respuestas nacionales. Se trata de un virus, no de un delito”.

Mantener vivo el mensaje
Hay planes en marcha para buscar la manera de ampliar progresivamente la iniciativa a través de redes regionales que se centrarían en temas locales y se traducirían en un impacto real en el desarrollo.

“Es gratificante ver que lo surgido de la gran conferencia en México ha sido examinado desde la óptica local, se le ha dado un contexto local y el resultado han sido materiales muy precisos y agudos que pueden usarse para tomar medidas y hacer seguimiento”, dijo Bernard Kadasia, directivo principal, Desarrollo Regional, de la Sociedad Internacional contra el Sida. “El efecto de la conferencia sobre el Sida sería nulo si no se vieran cambios en la calidad de vida de la gente que vive con VIH. Y para lograr este cambio, es muy importante que los abundantes materiales compartidos lleguen a cuanta gente e interesados sea posible. Creemos que esta iniciativa puede dejar una marca en el país específico donde se lleve a cabo”.

Rergresa a los temas